miércoles, 10 de agosto de 2011

Señores Modernos is back!

Empiezo dando explicaciones.
 Estas son las 10 razones por las que Señores Modernos desapareció trágicamente de tu vida durante 6 larguísimos meses:

1. Después de 5 años de servidumbre y compromiso pazguato, decidí dejar mi trabajo. Eso distorsionó inmediatamente mi visión de las cosas y creí que debía deshacerme de todo aquello que no estuviera revestido de novedad, renovación, enmienda y catarsis.
2. De repente me encontré con mucho tiempo para hacer muchas cosas. Ya sabes, el escenario perfecto para hacer concretamente Nada.
3. Esperaba que miles de fans de todo el mundo pidieran histéricamente mi regreso en cuanto empezara a resultar insoportable mi ausencia. Nunca pasó. (Solo algunos centenares empezaron a reaccionar a partir del mes de junio. Se lo agradezco, pero les esperaba antes).
4. Comencé a frecuentar un Blog (no pienso mencionar cual porque me muero de envidia), que me hizo tomar conciencia de lo pueril y vacuo de mi personaje.
 Y, claro, odio jugar a juegos que no puedo ganar.
5. Twitter irrumpió en mi hibernación con más fuerza y misterio de lo que esperaba. Me sedujo su vigor juvenil, su turbamulta consternada, su cacofonía cosmopolita y sus chicas morenas.
6. La temporada futbolística se puso apasionante. Incandescente. Bélica! Y finalmente trágica...
7. La insuperable Verónica Puertollano me regaló un libro que lo cambió todo: "Verdad y mentiras en la literatura" de Stephen Vizinczey. Hay tanta belleza, tanta autenticidad y tanta erudición mesurada e instructiva en esa obra maestra que uno no puede evitar sentirse ridículo aún escribiendo para los amigos.
8. No nos engañemos: los blogs están pasados de moda. Los snobs ya no podemos permitírnoslos si no es mostrando una distancia displicente y extravagante.
9. Señores Modernos nació como blog colectivo, participado por 3 tipos que se inventaron un club restringido y aristócrata para gente que bebe ginebra importada en locales que resultan díficiles de pronunciar para un madrileño común. Dos de esos Modernos fundadores decidieron bajarse del barco convencidos de que yo podría hacerlo navegar solo...Parece mentira que no me conozcan.
10. No soy más que un Bartleby sin la pulsión suicida. En realidad, esto, como todo, preferiría no hacerlo.

4 comentarios:

Cristian Campos dijo...

Joder, qué buena noticia. Valor y al toro, te leeré regularmente. Aunque es verdad que eso de tener actualizado el blog es una pesadilla por indigestión de garbanzos. En mi caso autoimpuesta, como la mayoría de mis obligaciones, lo cual añade insulto a la injuria.

(Y a ver si llega ese cuestionario, que ya tengo ganas de leerlo).

Maira Colín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maira Colín dijo...

Obvio el blog que leíste en este tiempo es el mío, jajajaajaja. Te extraño, gachupa, escribe más seguido. Escribamos una apología a Elliot Smith, cómo ves? becho

Justina dijo...

Deberías volver de nuevo...

Publicar un comentario